3 abr. 2014

A polícia segue a chorimicar pola resposta popular á sua violência no 22M. Desta volta concentrarom-se em Compostela pedindo dimissons dos mandos.

Está claro que estám afeitos a que, quando cargam brutalmente contra manifestantes levándo-se por diante a quem se lhe ponha "a tiro", tanto da-lhes que sejam pessoas anciás ou moi novinhas, mesmo crianças, a gente tenda a correr e fugir despavorida; o que nom se esperam é que a gente reacçone como grupo compacto e numeroso e se enfronte á sua violência e nom permitam que a polícia se faga com o control da situaçom. Isto se passou em Madrid o 22M, quando a gente reacçonou na praça e arredores ao ataque policial que se produzira sob a escusa do lançamento duns simples petardos de festa quando ainda nom rematara o horário "permitido" pela delegada do governo em Madrid para se manifestar (cargo estúpido donde os haxa, umha delegada do governo na mesma cidade donde o governo tem a sua sede??), gente cabreada (nom indignada) com a situaçom de control exaustivo de mais de 1600 agentes, despregados muitos deles para custódia de locais de entidades privativas, como a sede do PP ou bancos e grandes almacéns, e que pretendiam amedrentar com o seu contínuo rum rum de lecheiras com luzes discotequeiras e com as suas miradas avessas buscando terroristas entre mais dum milhom de persoas. Pero desta volta nom se esperavam resposta algumha á sua prepotência justiciera, os seus dados prévios ve-se que indicavam que a marcha ia ser so umha passeata carnavaleira e pouco mais; de ai quizais a sua maquiavélica entrada a saco justo na hora das notícias nas canles televisivas (interesante a maneira de saientar ao vivo a resposta violenta das manifestantes justo no "primer time" dos desinformativos). Poida que por isso sacaram a rissível teoria das 250 cindidas de Resistência Galega (o seu "melhor" objectivo actual para poder seguir com a sua teima de meter medo á cidadania criando grupos terroristas que puideram substituir á ETA e assim manter ou incrementar o seu código penal do inimigo).

Nom se querem enterar de que ninguém gosta da sua presência nas manifestaçons de protesto, porque a sua missom ne-las nom é, como pretendem fazer-nos crer, salvaguardar a ordem constitucional, senom quentar a situaçom para provocar reacçons que justifiquem a sua entrada violenta no jogo (há que justificar o plus de perigosidade), e de ai que estejam durante tudo o percorrido das manifas olhando com má cara ás manifestantes e exibindo fachendosos os seus escudos e armas. É o seu jogo estabelecido donde soem ter sempre as de ganhar e poucas vezes levam mais das que dam. Pero enganam-se ao querer fazer-nos comungar com rodas de muinho e convencer-nos de que no 22M houvera umha resposta organizada de antemám. O único que houvo foi que, á sua habitual prepotência entrando na praça cargando coma elefantes em cacharraria, houvo resistência em barricadas e lançamento de pedras e outros objectos, e como consequência viram-se atrapados um grupinho de uniformados aos que a gente tratou nom coma heroes senom coma velhacos. De ai que desde o 22M nom parem de laiar-se e chorimicar como fam os meninhos malcriados quando perdem num jogo.

Andam a buscar as culpas para justificar as hostias que levaram e assim primeiro tirarom a dar contra as manifestantes e trataram de enganar á opiniom pública com a sua teima de culpabilizar a grupos terroristas organizados, pero visto o cachondeio geralizado que causaram tais declaraçons, agora ponhem o olho nos seus mandos, aos que culpabilizam de nom deixar-lhes intervir antes (antes?? se quando interviram ainda falhava mais de meia hora para o horário permitido!!) e mesmo falam de que nom se figera tal devido á presência de observadores da OSCE (Organismo de Seguridade regional, criado co galho de previr conflictos en Europa e o seu entorno, do que forma parte o estado espanhol). Como comentário á margem, espectaculares as declaraçons de Esperanza Aguirre (presidenta do PP de Madrid) ao respeito da presência dos observadores da OSCE: "¿Quiénes se creen que son esos señores para venir a España a vigilar a nuestra Policía como si esto fuese una república bananera o una satrapía comunista?" e engadiu: "España es un Estado de Derecho tan garantista con los derechos de los ciudadanos como el que más" por lo que le parece "intolerable la presencia de estos señores".

Mesmo fam declaraçons que levam a pensar que iam com ganhas de malhar na gente, senom como se explica que o secretario geral do SUP, José Freire, declarara que "si vas a una manifestación en la que sabes que vas a incumplir la ley, no lleves a un niño" (pero quem lhe dijo que quem foi com meninhxs a essa mani ia a incumprir a lei??, a marcha estava legalizada!!).

Sem mais copio e colo (e nom traduzo) a notícia tomada dumha agência e publicada num jornal local dos que nom dou referências, donde pousam as suas lamentaçons de chorimicas:

Una veintena de policías se ha concentrado este miércoles ante la Comisaría de Santiago de Compostela para mostrar su apoyo a los agentes que resultaron heridos el pasado 22 de marzo y para exigir dimisiones de mandos. Asimismo, han exigido una actuación "rigurosa y transparente por parte de quienes dirigen la Policía, que deje clara la intención de evitar que lo sucedido quede sin consecuencias o no se pueda evitar en el futuro".

Además, a preguntas de los medios y tras denunciar que la intervención policial se llevó a cabo tarde, como revelan las conversaciones internas en las que se pedían calma y que han trascendido, el secretario general del SUP, José Freire, ha considerado que con los 1.600 agentes desplegados se podía haber evitado el conflicto en las calles si la actuación policial se llevase a cabo antes. "Posiblemente no habría dado lugar a la intervención de violencia ni por una parte, ni por la otra", ha juzgado.

Con todo, ha incidido en que "todo el peso de la ley" recae sobre cualquier agente que se "equivoque" en su labor, lo cual, ha advertido, no ocurre igual con los "violentos". "A nosotros no nos perdona el estado de derecho, no pasa lo mismo con los violentos, para los que, un hecho que se puede tipificar como un homicidio imprudente", ha dicho, acaba por ser un delito de lesiones.

José Freire ha incidido en que no se puede "desvirtuar" lo que ha ocurrido en Madrid, porque, "al final", los policías "son los malos", y ha señalado que las personas que acuden a una manifestación con "premeditación de que se va emplear la fuerza, tienen que ser también conscientes" de que puede haber un "represalia" de las fuerzas de seguridad para garantizar la seguridad. "Uno tiene que ser consecuente y luego no hacer un ejercicio de victimización que no conduce a ningún lado", ha apostillado.

Por ello, también ha recomendado que "si vas a una manifestación en la que sabes que vas a incumplir la ley, no lleves a un "niño" y "enfrente, puede ocurrir, que la Policía tenga que actuar, de la manera proporcional, congruente, y de la manera oportuna que marquen los principios de actuación, porque si no, convertimos esto en vez de en un país serio, como en un país europeo", en otros como "Venezuela" o "Cuba", como refirió en otro momento de su intervención.

Además, ha invitado a acudir a una manifestación en Londres, en París o en Munich para ver con "qué policía se encuentran allí" y ha agregado: "Nosotros, comparados ellos somos angelitos de la caridad".

Por su parte, Santi Rey, de la Confederación Española de Policía (CEP), ha recordado que la manifestación "tendría que tener su servicio de seguridad" y la Policía "actuar cuando ese servicio de seguridad está sobrepasado". "Y no dejar que esos violentos se infiltren en la manifestación", ha apostillado, para reclamar, a renglón seguido, que se condenen los actos violentos por parte de los convocantes.

Y es que, en este sentido, los representantes policiales coincidieron en rechazar que la Marcha por la Dignidad fuese un evento violento, "Yo no lo diré nunca, hay imágenes de gente de la manifestación rechazando la violencia", ha señalado Freire, quien tras "desvincular" la marcha con los episodios de disturbios, lamentó que no haya una crítica por parte de los organizadores a esos actos.

Para los representantes de los agentes, entre los que también estaba Antonio García, de la Unión Federal de la Policía, hubo funcionarios que "corrieron serios riesgos" como consecuencia de que "alguien incurrió en una gran irresponsabilidad" al no permitir la actuación policial con anterioridad.

En todo caso, han insistido en que "negar a estas alturas que se abrieron expedientes (a policías), es negar lo evidente", dijo Santiago Rey. "Tenemos mecanismos internos, estamos sometidos al imperio de la ley, como no puede ser de otra manera, y estamos sujetos a ella. Tenemos el régimen disciplinario más duro de toda la función pública", ha abundado José Freire.

LECTURA DEL COMUNICADO

En el acto que ha tenido lugar ante la comisaría compostelana, un miembro del cuerpo policial dio lectura al manifiesto de apoyo al trabajo de las Unidades de Intervención Policial (UIP), en el que han mostrado su "solidaridad, dignidad, compañerismo y defensa de una especialidad que lleva dos años echándose sobre sus espaldas la defensa de la seguridad de la sociedad española frente a quienes *solo buscan extender la violencia y el caos".

"Es un homenaje al trabajo sacrificado de quienes han puesto más heridos que nadie en los balances (...). Un homenaje a quienes hoy en Melilla, mañana en Gamonal, pasado en Pamplona, al otro en Madrid, y así sucesivamente, sin estabilidad ni jornada laboral reglada, dan lo mejor de sí mismos", reza el manifiesto.

De esta manera, han expresado su apoyo a los que "sufrieron la brutalidad de los violentos" y han condenado enérgicamente los actos de violencia registrados el 22 de marzo. Asimismo, han hecho un llamamiento a la Fiscalía y órganos judiciales para que "su actuación sea todo lo contundente que debe ser ante las agresiones tan graves" como las producidas en Madrid.

"Exigimos un análisis exhaustivo y de juicio crítico sobre el desarrollo de aquel dispositivo, que ponga en evidencia qué errores no deben cometerse nunca más", reclamaron los concentrados, quienes portaron carteles de "Dimisión Marte y Puma", en referencia a cargos de la UIP.

En este sentido, han reivindicado que se "asuman y depuren responsabilidades", porque "no hay justificación posible a lo que ocurrió ese día". "Y no se puede admitir que únicamente una cadena de infortunios haya sido la causante de este lamentable episodio", añade el manifiesto de los policías, que sospechan que detrás de que se esperase para intervenir puede estar que hubiese observadores de la OSCE.

Los policías piden un "compromiso de honestidad" con los compañeros, a los que agradecen su "valor, templanza y heroicidad", y han destacado que han mostrado que "este es un trabajo en el que quien tienes a tu lado no te abandonará jamás". "El orden público es una especialidad sometida a muchas tensiones, para la que reclamamos más apoyo político y defensa, además de condena rotunda frente a quienes nos agreden", apuntan en su alocución, que terminó con un aplauso.

asdo eDu

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada